Despertando en Madrid

image

Con un poco de sueño por el jetlag, +6horas de diferencia con mi bello Panamá con sus 32°c, acá aterrizando en 13°c y por la noche sacando humo frio por la boca a 5°c, amanece gris, frío y sin ruido, un Madrid a viernes, con su clásico movimiento vial, las personas con sus perros caminando sobre las aceras y pasos de cebra, los autos haciendo peripecias legales al parecer, acostumbrados a esas extrañas vueltas con semáforos en lugares inusuales pero todos acostumbrados por ser locales. La atención siempre espectacular, el hotel un lujazo, las personas unos amores, atentos, sonrientes aun en momentos de estrés y siempre con tiempo aunque no tengan tiempo…y uno estresandose por no tener tiempo ni para regalar una sonrisa innecesaria..pues eso lo he aprendido en un dia que llevo en Madrid.
Ya llegué y ya me iré, viaje flash como digo yo, por trabajo pero le digo yo por placer, porque el que ama lo que hace no trabaja sino que disfruta, como debe ser. La distracción de un país no hace falta cuando llevas una cámara, conversas con iguales y aprendes para mejorar, positivo, por más pesado que sea.
Cosas de valor, conocer a alguien tan sencillo que te engaña pensar que es alguien mas, y al preguntar darte cuenta que es el top del top ese que te abrió la puerta, te brindó antes que pidieses y te habló de todo un poco contestando todo sin reservas, siempre positivo, sonriente y con un montón de responsabilidad encima en minutos, pero que con palabras educadas supo decir “vuelvo en un rato que tengo que producir un gran show” sin decirlo.
Un detalle de Madrid y su gente. Segunda vez que vengo y ya me voy, pero sin queja de momento. Como dicen por ahi y digo yo a menudo Hala Madrid!